Cognición y lenguaje

¿Puede determinar nuestro lenguaje cómo pensamos? ¿O es el pensamiento el que determina nuestro lenguaje? A los largo de los años la investigación ha tratado de resolver este tipo de preguntas, con la finalidad de averiguar la influencia que tiene el lenguaje sobre nuestro pensamiento y viceversa en las diferentes culturas. En general, los estudios muestran evidencia hacia la influencia del lenguaje en nuestro sistema cognitivo, pero no de una manera estricta. Igualmente, nuestro pensamiento influye en nuestro lenguaje, incluso en la expresión de emociones, pero de igual modo, puede construirse sin el lenguaje.

Gracias a los estudios de Piaget, sabemos que durante las primeras etapas de la vida, los bebés van desarrollando su sistema cognitivo antes de desarrollar su lenguaje. Interaccionan con su entorno y aprenden el efecto de sus conductas en sus cuidadores a través de sus vocalizaciones y la expresión de sus emociones como la del llanto en la que puede manifestar dolor, miedo o incomodidad. Posteriormente, durante el aprendizaje del lenguaje los bebés descubren que a través de las palabras puede alcanzar fines más concretos, favoreciendo así lo el desarrollo del mismo. Por tanto, desarrollamos una comprensión temprana del mundo a través de la cultura y los estilos de crianza para después moldearlo con el aprendizaje del lenguaje.

Otro aspecto importante a tener en cuenta, son las diferencias individuales de cada sujeto, tanto en el desarrollo temprano, como en la edad adulta. Los seres humanos viven rodeados de continuas experiencias que ponen a prueba su conocimiento sobre su comunidad y el modo en el que se desenvuelven en ella. Durante esta interacción, entra en juego aspectos como el temperamento o el estilo de aprendizaje, lo que influye no sólo en la representación mental del mundo que le rodea y en el desarrollo lingüístico, sino también en el desarrollo de sus habilidades (sociales, interpersonales, intrapersonales, capacidad resolutiva, resiliencia, etc).

Además, no podemos olvidar que tanto la forma de vida de una comunidad y el lenguaje de la misma no permanecen fijos, sino que evolucionan gracias a las migraciones. La convivencia entre las diferentes culturas y el uso de lenguas extranjeras en esa comunidad, producen ciertos cambios enriquecedores en ambos aspectos, lo que ayuda a las comunidades a entenderse mejor entre ellas y mejora la comprensión del mundo en el que vivimos. Los humanos somos capaces de deformar nuestra lengua materna a cambio de poder interaccionar socialmente con las personas que forman nuestro entorno más inmediato.

Y el último punto que queremos mencionar es el estado del lenguaje y la cognición cuando hay una patología. Cuando esta se da desde el nacimiento puede presentar dificultades de aprendizaje, especialmente cuando presentan alteraciones en la comprensión auditiva. Esto puede producir alteraciones en la comprensión del entorno que, aun no siendo graves, pueden determinar el desarrollo completo de la persona. Cuando la alteración se da en edades adultas, el sistema cognitivo que ya está formado, pero dificulta el enriquecimiento de algunas experiencias dada sus limitaciones a pesar de la rehabilitación que reciba.

Dado lo expuesto anteriormente, está claro que el lenguaje como la cognición son entes separados pero que influyen entre ellos en lo que podría ser un proceso circular. En dicho proceso, se ve reflejado como el ambiente tiene un rol importante en estos aspectos tanto en etapas tempranas como en la edad adulta. Estos aspectos, entre otros, deben tenerse en cuenta en la investigación de los circuitos neuronales del lenguaje. Si no hay dos cerebros iguales, tampoco hay dos procesamientos del lenguaje iguales, lo que nos lleva a preguntarnos: ¿Cada persona tiene un diferente modelo de circuito neuronal lingüístico o comparten características generales con algunas diferencias?, ¿pueden las experiencias en etapas tempranas, el nivel de estudios, el número de idiomas que hable, las patologías cerebrales y/o la lengua materna influir en el desarrollo o reorganización de los circuitos neuronales del lenguaje?

En Auditory Cortex seguimos trabajando para dar respuesta a estas y otras preguntas.

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.